Bonn 00                                                                                       Sergio Serrano Sánchez

 

 

PROLOGO

¿Alguna vez se han preguntado porque admiramos la luna, si no es más que un reflejo del sol? … la vida está llena de esos “reflejos” ,son falsos arquetipos  , marionetas maniatadas por su hermano mayor, y mi vida… era la proyección de uno de estos que les describo, vacía , reflejada, tiranizada por la ausencia ,  pero la rutina y el miedo  hace estragos en la memoria y ya no recuerdo quién fue el que se impuso por mí , el que alquiló el papel de sol y me postergó al eterno brillo nocturno , la cuestión era que allí estaba en la bocacalle mas famosa y rica de Bonn sentado en un contenedor de basura cuyo contenido tenia mas precio en el mercado negro que mi camisa , mis zapatos , o quizás  mi vida , solo recuerdo que estaba solo porque mi padre me abandono hace ya mucho tiempo , dijo que se le llevaba Dios porque le necesitaba allá arriba para una gran misión de paz ,ya no era un  niño , pero aun así, no lo entendí , no entendí porque Dios le llevaba hacia las SS o porque gritó, si tan bello era el viaje hacia el señor , quizás hay demasiadas cosas que el hombre no entiende, pero que ni siquiera  se molesta en pensar , se dejan reflejar por el sol , prefieren ser lunas , y que les admiren, sin saber que ,cuando se haga de día dejaran de ser mágicos y perecerán ante el sol ,de ellos solo quedara el recuerdo y las dudas que no resolvieron seguirán estando ahí.

 

 

Muchas veces me descubría hablando solo mientras miraba al cielo, aquel día no se porque resulto especial, el cielo estaba vacío es como si las constelaciones hubieran huido lejos donde nadie pudiera verlas,  aun recuerdo la hora,  las 12 en punto.

 Fue el instante en que deje de ser luna , para bien y para mal,  fue cuando oí aquellos disparos , el canon era siempre el mismo después del disparo llegaba el silencio y después los gritos , yo prefería imaginar que eran cánticos de Ángeles caídos para así evadir la realidad de que alguien mas había muerto en el guetto , pero aquellos gritos sonaron como un desgarro en el alma , un muerto no suena así , no eran entrañas u ojos , era como si le hubieran arrancado el yo , como si hubieran disparado a esa encarnación de ti que sale volando cuando mueres en las películas , vi gente correr , la calle se lleno de policía y varios de ellos se acercaron hacia  mi, es el destino que nos toca y a mi me llego ya, pensé , y  mire al cielo buscando  una estrella fugaz de esas a las que se piden los deseos, pero el firmamento seguía vacío . Era como si hasta el universo le negara a un judío el placer de soñar.


Si quieres contactar con el autor de este escrito escribe a kukuruku@gmail.com

Volver a Narrativa